El Extraño Caso del Copago Sanitario

 

Huty1913428

De cómo una sola palabra puede provocar absurdos a gobierno y oposición a la vez

En política hay palabras mágicas que provocan reacciones explosivas con solo pronunciarse. Cualquier político que se precie sabe que debe de evitarlas, si no quiere entrar en un peligroso campo minado del que es difícil salir indemne. “Fracking”, “Fueros”, “Tauromaquia”….Palabras que  cualquier político sabe que debe de evitar. Sin embargo en la política sanitaria hay una palabra, por encima de cualquier otra, que provoca desvaríos solo con pronunciarse: “COPAGO”.

¿Qué es el copago? El copago es la parte de los medicamentos que pagamos al adquirir una receta de nuestro SNS. El copago, a pesar de lo que algunos han pretendido hacer creer, no se inventó en 2012. El copago de medicamentos es una práctica que nació con el SNS y se mantuvo con todos los gobiernos de la democracia incluido todos los gobiernos socialistas. Lo que si ocurrió es que en 2012 se introdujo por primera vez el copago a los pensionistas, que estaban excluidos del mismo independientemente de su nivel de renta. Todos los demás pagaban el 40% independientemente de sus ingresos, parados incluidos.  Después de 2012 se establecen varios tramos que paso a describir:

EXENTOS: Sindrome toxico, algunas personas con discapacidad según normativa, rentas de integración, parados sin subsidio. Aquí se produjeron mejoras para los parados y rentas de integración.            ACTIVOS : tres tramos  con copago del 40, 50 y 60% respectivamente , según ingresasen  hasta 18.000 , entre 18.000 y 100.000 y más de 100.000 euros/año. Empeoraron todos salvo los que ganaban menos de 18.000                                                                                                                                                                                      PENSIONISTAS: todos pagan el 10% pero con topes distintos por tramos. Tienen los mismos tramos  que los activos (18.000/100.000 y >100.000) pero con topes de 8,23 ; 18,52 y 61,75 euros/mes para cada tramo. Todos empeoraron.

Inmediatamente después de la reforma se originó una  agria polémica sobre sus efectos.  A la polémica, como casi siempre en ausencia de un análisis científico sosegado, se sumaron todos los partidos de izquierdas solicitando su  inmediata derogación. Nosotros no nos sumamos porque entendíamos que podíamos perjudicar  a las personas más vulnerables que “SI” habían mejorado con el decreto.  Esperamos pues a tener algún estudio científico que nos indicase a quien había afectado más el copago. Pues bien los estudios que obran en nuestro poder dicen que los más perjudicados, aquellos que más tratamientos abandonan, son los trabajadores que ganan menos de 18.000 euros.  Es decir aquellos que “NO” se van a ver beneficiados de una posible derogación del 2012, porque sus tramos serian entonces  IDÉNTICOS a los actuales. Los pensionistas mayoritariamente, si bien empeoraron su adherencia al inicio, han mejorado en los dos últimos años al estar topados y no permitir (algunas comunidades, no todas) que  adelanten el precio de los medicamentos, cosa que ocurría al principio en todas. Sin embargo aquellos de rentas más bajas también están en mayor riesgo de abandonar tratamiento. Esto esta corroborado por un estudio de la AES  (asociación de economía para la salud), otro estudio muy amplio del servicio de farmacia de Castilla la Mancha y un tercero hecho por Sanchez Bayle y colaboradores.

Ante este panorama nosotros propusimos, de acuerdo a nuestros pacto con PP y PSOE, reformar el copago y poner topes a los  ingresos < 18.000 (pensionistas o no) , bajar tramos a familias monoparentales, realizar estudios  de detección de vulnerabilidad a través de farmacias y servicios sociales, prohibir el pago por adelantado, acelerar los cambios de tarjeta en los cambios de tramos y revisar algunas enfermedades graves y dependientes. Esto es lo que llevamos a la comisión de Sanidad el pasado jueves.

Pues bien, el PP atrapado por la reacción de Mariano y su clásico “esto es un lio” decidió votar solo el punto de nuestro acuerdo y no tocar nada mas . Penosa actuación condicionada por la magia de la palabra copago y la necesidad ineludible de defender el honor del presidente aunque este esté equivocado. Equivocación fruto de la desmesurada reacción mediática provocada por el desconocimiento y la precipitación de la ministra. Si bien no podemos compartir la reacción de los populares podemos encontrarle una explicación  política.

Pero lo que fue de abracadabra fue la reacción del PSOE que  preso de un ataque de cuernos proveniente de la pasada comisión (donde se encontró solo votando una imposible resolución del conflicto de enfermería) decidió votar en contra de todas estas medidas argumentando que el quería la derogación del 2012. La derogación del 2012, como hemos explicado, no resolvería ninguna de estas situaciones, salvo la de los pensionistas. Votamos punto por punto y voto NO punto por punto.

Un partido, trabajador y de izquierdas, voto en contra de que los  trabajadores con menos ingresos disminuyesen su copago. La  derogación del 2012 NO LO SOLUCIONA

Un Partido, trabajador y de izquierdas, voto en contra de detectar situaciones de riesgo. La derogación del 2012 NO LO SOLUCIONA

Un partido, trabajador y de izquierdas, voto en contra de se agilizasen los cambios de tarjeta cuando se producen cambios de ingresos. La derogación del 2012 NO LO SOLUCIONA.

Un partido, trabajador y de Izquierdas,  voto en contra de que las familias monoparentales y con personas discapacitados disminuyesen su copago. La derogación del 2012 NO LO SOLUCIONA

El PSOE tiene que salir de una vez de esa dinámica interna que le tiene en permanente campaña electoral y centrarse en resolver los problemas de los ciudadanos. Tiene que dejar de mirarse el ombligo de una vez y ocuparse de atender las necesidades de la ciudadanía. La política es PARA los ciudadanos, no para los partidos.